Estrés

Con los tiempos que corren, vamos a todas partes deprisa, con demasiadas responsabilidades.

Poco a poco vamos acumulando más y más estrés. Una de las formas que tiene nuestro cuerpo de eliminar ese estrés es por la noche, mientras dormimos, que aparece una contracción máxima de los músculos de la mandíbula, comúnmente conocido como bruxismo.

Cada vez hay más gente que aprieta los dientes durante la noche, algunos se dan cuenta y otros no. Es importante acudir a consulta de fisioterapia para relajar toda la musculatura de la articulación temporomandibular, ya que cada vez hay una mayor sobrecarga que puede provocar dolores de cabeza, migrañas, dolor de ojos, dolor de oídos e incluso mareos.

Es una lesión más seria de lo que parece, por ello os propongo que coloquéis vuestros dedos a la altura de las orejas y bajéis un poquito. Ahí apretar la mandíbula y notaréis como suben vuestros dedos. Bien, ahí, con la mandíbula relajada apretar un poco con los dedos hacia adentro y de forma circular. Hacer ese mismo proceso buscando donde más os moleste e incidir. Estaría bien hacerlo todas las noches mientras estáis relajados en el sofá viendo la tele. Duele un poco, pero después se agradece porque desaparece el dolor de cabeza y la tensión, incluso notareis que podéis abrir más la boca. Para terminar, hay que estirar, abriendo la boca todo lo que se pueda, empujando con las manos del mentón hacia abajo.

Por supuesto, os recomiendo acudir a consulta para que consigáis eliminar la máxima tensión posible, ya que esto es un pequeño consejo y es necesario ponerse en manos de un profesional.

El tratamiento más eficaz para las lesiones de la articulación temporomandibular es la combinación de la fisioterapia con férulas de descarga (especialista dental), que se utilizan durante la noche para evitar la máxima tensión de los músculos al apretar los dientes.

¡Dulces sueños!

 

Juan Carlos Rodríguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *