Reikí: Más allá de la sanación III

reiki2Aunque cada vez son menos, todavía muchas personas, al oír hablar de energía piensan que esto es un concepto separado de la ciencia, que es algo oculto y misterioso, que incluso cuando hablamos de canalización de energía o imposición de manos, creen que se trata de una secta y que es contrario a determinadas creencias religiosas.

Conforme va avanzando la ciencia, estos viejos paradigmas han ido cambiando y nos hemos adaptado a nuevas posibilidades sobre la concepción del Universo.

El concepto de energía existe desde hace siglos y ha recibido diversos nombres a lo largo de la historia y en diferentes culturas y religiones. Pero es gracias a la nueva perspectiva de la Física Cuántica que sabemos que todo es energía en distintas frecuencias vibratorias. El Universo entero es energía. Y que estamos formados por Energia-Información-Conciencia.

Estos conceptos científicos son la base de todos los inventos que utilizamos a diario: la radio, televisión, video-conferencias, teléfono móvil, internet…Y aun así, se sigue oyendo hablar de que energía es algo al margen de la ciencia.

Este conocimiento ya existía hace aproximadamente 5000 años. Ya entonces, la Ayurveda (la Ciencia de la Vida de la India) y la Medicina Tradicional China se basaban en el conocimiento de la energía, de la conexión existente entre todos y con el Universo, de la existencia del aura, y la importancia de los canales y de los chakras para el correcto equilibrio físico, mental, emocional y energético del ser humano.

Reikí actúa en el contexto de dicho paradigma. Reikí es una palabra japonesa que significa Energía Vital Universal. Está compuesto por dos vocablos: Rei, que significa Universal, la energía cósmica; y Ki, que se refiere a la propia energía vital individual que rodea a todos los seres vivos. Reikí es una técnica mediante la cual se canaliza la Energía Vital Universal. Esta técnica permite reequilibrar la energía y promover la salud de forma holística: física, mental, emocional y energética, mediante la relajación y la armonía. Además, la puede aprender o recibir en terapia cualquier persona, independientemente de su nivel cultural, religión, creencias, edad, sexo, o nivel de espiritualidad.

¿En qué puede ayudarme Reikí?

Reikí está indicado en todas las situaciones que podamos imaginar, desde aquellas en las que experimentamos cualquier tipo de dolencia a cualquier nivel. Pero también y especialmente en las circunstancias donde disfrutemos de equilibrio, salud y paz, si lo que queremos es continuar evolucionando y mantenernos así.

Cualquier enfermedad humana, animal o vegetal responde favorablemente a un tratamiento con Reikí: dolores físicos, enfermedades degenerativas, problemas emocionales, nervios, insomnio, ansiedad, depresión, disfunciones hormonales, cáncer, sida, fracturas que sueldan mejor, heridas que cicatrizan antes, quemaduras que se curan sin dejar cicatriz, se estimula la vitalidad, se aumentan las defensas; con las plantas se estimula su crecimiento y productividad, las plagas se debilitan o desaparecen…

Reikí estimula y despierta las fuerzas internas de sanación, reequilibrando los centros energéticos, liberando emociones reprimidas, restableciendo el flujo energético correcto. Se promueve la serenidad, la relajación y la calma.

No tiene contraindicaciones ni efectos secundarios. No puede haber sobredosis pues el propio proceso regula la cantidad de energía que se necesita. Es compatible con cualquier tipo de técnica o tratamiento, potenciándolo, disminuyendo o eliminando sus efectos secundarios si los tuviese.

En resumen, algunos de los beneficios que pueden obtenerse son:

– Estimular la auto-sanación.
– Desbloquear la energía estancada.
– Equilibrar los chakras, canales y cuerpos energéticos.
– Restaurar el equilibrio físico y psíquico.
– Producir un estado de relajación profunda.
– Vitalizar y rejuvenecer nuestro ser.
– Reducir la necesidad de ingerir medicamentos.
– Facilitar el sueño.
– Disminuir el abatimiento.
– Incrementar el nivel de conciencia y desarrollar el autoconocimiento.
– Mejorar la calidad de nuestras relaciones interpersonales.

Si todavía no has probado Reikí y te animas, en Fisiozentro tenemos prácticas gratuitas grupales y también sesiones de consulta particular. Desde Fisiozentro, deseamos que cada día de tu vida sea una delicia mejor que la anterior y que si es tu decisión, Reikí pueda ayudarte a que así sea.

Jose Miguel García.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.