Esguinces

esguinceEl esguince es la lesión más frecuente en el mundo del deporte y del día a día (mal apoyo al bajar un escalón, usar tacones demasiado altos, dar un traspiés). Cuando hablamos de esguince no sólo nos referimos al de tobillo, sino también de muñecarodilla y en general cualquier articulación que se vea implicada en un daño de sus ligamentos. En este caso nos centraremos en el de tobillo, que suele ser el más usual.

El esguince es un daño estructural parcial de un ligamento que no llega a romperse. Las causas de ese daño suelen ser varias, pero la más frecuente es sobrepasar el límite de movimiento articular, lo que hace tensar en exceso ese ligamento, desgarrándolo o distendiéndolo más de lo normal. Si se produce la lesión sin rotura (distensión) estamos ante un esguince de grado 1. Cuando hay una rotura parcial se dice que es un esguince de grado 2. Si hay una rotura completa del ligamento estamos ante un grado 3.

Totalmente desaconsejable no realizar tratamiento, por muy leve que sea el esguince. Otro fallo tremendo es realizar una inmovilización prolongada. Aún hay medicos que prescriben una inmovilización con yeso durante un período de tiempo prolongado. Por ejemplo, para un esguince de grado 2 se coloca un yeso durante 2-3 semanas, para luego iniciar la recuperación. Esto es un error, puesto que la inmovilización sólo puede ayudar a la curación en casos de esguince grave durante los primeros días. Cuando ya no haya contraindicación por otras causas (fracturas o lesiones que requieran mayor período de inmovilización), el pie debe empezar a ejercitarse para recuperar la fuerza y control muscular. Lógicamente, en caso de que haya fracturas, se necesitará mayor tiempo de inmovilización total. En las demás situaciones la movilización precoz, los ejercicios activos para potenciar la musculatura y el apoyo progresivo serán fundamentales no sólo para curar la lesión actual, sino para garantizar una óptima recuperación de las estructuras dañadas, para fortalecerlas y hacerlas menos sensibles a futuras lesiones del mismo tipo.

Los primeros pasos a seguir, antes del tratamiento con fisioterapia son:

  • Reposo: Imprescindible para la recuperación, sobre todo en las primeras 24-48 horas. Evitaremos empeorar la lesión. En los casos leves o en los días posteriores se suele optar por reposo relativo con una carga parcial.
  • Hielo: Ejerce una acción antiinflamatoria que reduce la hinchazón. Se debe aplicar durante los primeros días, cada 2 horas durante unos 10 minutos. No seáis brutos, colocaos el hielo recubierto por una toalla para evitar quemaduras por frío.
  • Compresión: El vendaje compresivo protegerá el ligamento al limitar el movimiento de la articulación y reducirá la inflamación. Suele utilizarse un vendaje elástico evitando compresión excesiva. No es recomendable seguir con el vendaje después de los primeros dos días.
  • Elevación: Por encima del nivel del corazón y mientras se aplica el hielo. Es conveniente realizar la elevación en las primeras horas después de la lesión para reducir la inflamación.

Tratamiento fisioterápico: Después de las primeras 48 horas habiendo conseguido la máxima reducción de la inflamación posible.

  • Movilización temprana: Aumentar de manera paulatina el rango de movimiento sin llegar al umbral del dolor.
  • Baños de contraste: Ayuda a disminuir la inflamación junto con la aplicación de hielo.
  • Masaje transverso profundo (Cyriax): Muy útil para reducir la inflamación, eliminar adherencias de las cicatrices y movilizar la musculatura, tendones y ligamentos. Este masaje para drenar la articulación suele utilizare junto con otras técnicas como son los ultrasonidos.
  • Vendaje Neuromuscular: Vendaje elástico que proporciona estabilidad al paciente y que al ser elástico no impide el movimiento de la articulación. Además ayuda a la circulación sanguínea y linfática.
  • Fortalecimiento muscular: Tras el reposo los músculos quedan debilitados. El objetivo es fortalecer los músculos implicados en la articulación lesionada para aumentar la resistencia a futuros movimientos lesivos. Aquí juega un papel importantísimo la propiocepción para preparar la articulación a un retorno progresivo a la actividad normal.

No dudéis en poneros en manos del Fisioterapeuta, entre 3 a 5 sesiones el esguince de tobillo habrá desaparecido.

Juan Carlos Rodríguez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.